Meriendas nutritivas para niños sanos

Llegó el regreso a clases y es hora de decidir lo que enviará en las “loncheras” de sus hijos este año.  Para ayudarle a decidir, le ofrecemos datos importantes que debe tener en mente al momento de planificar el menú semanal de meriendas escolares.

Las guías de nutrición establecen que los niños de edad escolar deben consumir tres comidas balanceadas al día y dos meriendas saludables entre éstas. Es posible que una de esas meriendas y el almuerzo caigan dentro del horario escolar. Por eso es tan importante que ingieran alimentos nutritivos y saludables aún en la escuela.

La buena alimentación del niño le provee de la suficiente energía física y mental para enfrentar las tareas del día. También le proporciona los nutrientes esenciales para su desarrollo y crecimiento. El consumo adecuado de calcio, por ejemplo, fortalecerá sus huesos y junto con otras medidas saludables (como evitar el consumo de bebidas carbonatadas) les ayudará a prevenir la osteoporosis y las fracturas asociadas con esta condición.

Una dieta adecuada también ayuda a prevenir otros problemas de salud que están afectando a nuestros niños con mayor frecuencia en tiempos recientes. Se reduce el riesgo de condiciones como el estreñimiento, los llamados “bajones de azúcar” (hipoglucemia) y la acidez estomacal.  Además, la buena nutrición les ayuda a prevenir el colesterol alto y la obesidad, que a su vez contribuye a la diabetes y a la presión alta.

Siga las siguientes recomendaciones para loncheras más saludables:

  • El almuerzo que le envíe debe satisfacer un tercio de los requerimientos calóricos y vitamínicos diarios del niño. La merienda de media mañana debe ser liviana y debe contener menos calorías.

  • No le envíe en la lonchera las famosas “calorías vacías” como saladitos, dulces o bebidas endulzadas. Mejor aproveche para enviarle los alimentos que consume menos en el resto del día. Incluya alimentos nutritivos pero bajos en grasa, azúcares y sodio.

  • Después de la edad de dos años, se recomienda que los productos lácteos como la leche, el yogur y el queso, sean bajos en grasa; estos son una excelente fuente de calcio, vitamina D, vitamina A y proteína. Los cortes fríos como el jamón, el pollo y el pavo también deben ser bajos en grasa.

  • Incluya un alimento rico en vitamina C todos los días; seleccione frutas frescas como chinas mandarinas, las fresas o la piña (en cuadritos) que son fáciles de comer. Si le envía jugo, debe ser 100% jugo; no diluido ni endulzado).

  • Seleccione galletas y panes de harina integral, preferiblemente enriquecidos con hierro. Si a su niño le gustan los alimentos crujientes, envíele cereales enriquecidos.

  • Otras excelentes fuentes de hierro son las pasas y las ciruelas, que también le ayudan al niño a combatir el estreñimiento, y los vegetales verde oscuro como el brécol y las espinacas, los cuales además contienen vitamina A. La zanahoria, las habichuelas tiernas y el mangó son otras opciones ricas en vitamina A.

  • Para tomar, envíele una botellita de agua o échele en su termo leche fresca.

Sobre todo, procure poner en las loncheras de sus niños alimentos que les gusten. Asegúrese también de que los alimentos sean fáciles de manejar. Varíe los alimentos durante la semana y hágalos más atractivos, especialmente para los más pequeñines. Por ejemplo, use un cortador de galletas para cortar el pan, el jamón o quizás la piña en forma de animales o estrellas. Si lo hace la noche anterior, su niño o niña puede divertirse ayudándole a cortarlos.

Ya ve, con un poco de planificación e imaginación podrá preparar un menú de meriendas nutritivas y ayudarán a sus niños a crecer fuertes, felices y saludables.

¿Desea disfrutar de más Publicaciones?